Si estás pensando en hacerte un trasplante capilar o alguna solución para uno de los mayores problemas que afectan a millones y millones de personas, deberías saber que hay un proceso que cada vez se está usando y utilizando más por sus beneficios, su método totalmente indoloro y la posibilidad de duración que tiene, ya que básicamente consiste en ayudar a regenerar y reparar los tejidos, estimulando la división celular. Este proceso, es un proceso de bioestimulación, y a continuación te comentamos no solo el proceso, sino los beneficios que te puede traer a corto y largo plazo.

Este desarrollo viene dado por el plasma rico en plaquetas, lo cual recibe el nombre de PRP. Se ejecuta extrayendo sangre de la persona en un método que no infringe dolor alguno. Después de ello pasa por un proceso de centrifugación para separar todo aquello que no sea necesario para nuestro fin, por lo que tendremos al final será solo el plasma y las plaquetas ¿Por qué solo con esto? Porque es un factor clave para la coagulación y que tiene células de crecimiento, lo que nos va a ayudar a que el pelo crezca o se regenere.

El plasma rico en plaquetas

Aunque cada vez se está utilizando más este tratamiento para solucionar los problemas capilares tanto de hombres como mujeres, también se usa para prevenir el envejecimiento, sobre todo en zonas concretas del cuerpo como cuello, las manos o la cara en general.

Todo este proceso está demostrado que ayuda mucho y es eficiente en todo tipo de pacientes, por lo que lo primero sería hacerte unas pruebas para determinar si de verdad es necesario, para después ponerse a preparar todo el tratamiento.

El comienzo del proceso

Como hemos comentado, primero se debe extraer la sangre del paciente, una vez apartado el plasma y las plaquetas, se vuelve a inyectar al paciente, en las zonas en las que le paciente quiera que se vuelva a regenerar el pelo.

Una vez hecho esto, se deben esperar unos 30 días, esto es vital, ya que aunque el pelo que crezca en ese tiempo será habitualmente muy fino y sin fortaleza, gracias a esto se determina que es viable que pueda funcionar, con lo que después es cuando se comenzará con el proceso total de sangre para la regeneración capilar.

Los pros y los contras del tratamiento

Sin duda la mayor ventaja de todo esto, es que no se mete en el cuerpo nada externo, ya que se basa en la propia sangre del paciente, lo que elimina cualquier peligro de infección, alergia o problemas causados por el rechazo que pueda ocasionar otros procesos.

Si miramos las desventajas, en realidad no encontraremos ninguna, ya que solo pueden fallar el proceso en caso que se tengan graves problemas de piel, por ejemplo, lupus o cáncer de piel, ya que son enfermedades que afectan a la coagulación normal de la sangre.

Por lo que está claro que es un proceso muy interesante, cada vez más valorado por todos sus beneficios, aunque es un proceso relativamente nuevo, cada vez suena más, ya que no solo regenera el pelo, sino que puede prevenir o retrasar el envejecimiento de zonas localizadas.

Sobre todo si eres un paciente que no quiere someterse a cirugía o que no puede por motivos monetarios o de salud, esta sin duda es la mejor opción, ya que no necesitas una operación para completar todo.

Recomendaciones

Este tratamiento es sobre todo recomendado para personas que se vean afectadas por la pérdida de cabello significativa, o que estén experimentado ahora la pérdida de cabello, por lo que no importa cuál sea tu situación, puedes acudir a este tratamiento sin problemas.

Normalmente serán cuatro los tratamientos a los que se deberá someter el paciente para completar el proceso. Normalmente el médico puede prescribir algún medicamento para ayudar a fortalecer más aún el pelo, aunque esto ya depende de lo que quiera el paciente en sí.

Lo que consigue el plasma rico en plaquetas es sustituir el pelo fino y sin fuerza que acabará cayéndose, por uno mucho más fuerte y resistente, por lo que los resultados serán visibles de forma muy rápida y por supuesto, también duradera.